La Hora 25 es la hora de las criaturas de un día.

Noticias | Domingo 11 de noviembre de 2018
Verónica Valencia E.
cartared@gmail.com

A partir de una tragedia griega el Teatro La Hora 25 nos trae una reflexión profunda sobre la espiritualidad y la ciudad. Hablamos con su directora Carola Martínez para acercarnos al proceso detrás de esta nueva obra, en esta nueva etapa del grupo.

La Hora 25 es la hora de las criaturas de un día.

Facebook La Hora 25



 

En la creación del Teatro La Hora 25 hay una pregunta por lo espiritual. Y esta obra en especial se ha vuelto ese viaje al interior de cada uno de los integrantes del grupo con preguntas como “¿Cuántas partes de alma van quedando por ahí? ¿Se devuelven las que no son nuestras?”  

Bajo la dirección de Carola Martínez Bandera y como forma de mostrar la nueva Hora 25, Las criaturas de un día es un trabajo que surge en torno a la reflexión después del fallecimiento de Farley Velásquez, director y fundador del grupo. Esta es una manera de resurgir de las cenizas y seguir el legado de este pero siendo creadores adultos que continúan trabajando, creando y disfrutando el escenario.

Las criaturas de un día es una obra que se basa en la tragedia griega Prometeo Encadenado de Esquilo, que cuenta cómo Prometeo ha robado el fuego a los dioses para dárselo a los hombres y Zeus muy molesto lo envía al confín de la tierra donde cumplirá su castigo. Lo que hace La Hora 25 al escoger esta tragedia de Esquilo es usarla de pretexto para hacer una obra donde se adaptan textos de seres que para la directora han sido seres prometeicos, autores como Marguerite Yourcenar, Henry Müller y Farley Velázquez. Ahí se empieza a tejer una dramaturgia que se mueve entre Esquilo, estos autores prometeicos y la ciudad, una ciudad que nos habla a diario pero a veces no escuchamos.

La historia de Prometeo no es del año 500 antes de Cristo. Es ahora. Por eso los dioses en la obra son seres que se mueven entre dioses y figuras creadas por los hombres. Dioses de la tierra, como los medios, los poderes o empresas que manipulan.

El entrenamiento físico y espiritual ha hecho parte esencial de este proceso, pues en la obra se ven involucradas técnicas como el acro-yoga, el teatro físico, la meditación, el teatro griego, que se han juntado para hacer de esta obra un trabajo corporal y espiritual fuerte tanto para los actores como para los espectadores.

Prometeo en esta obra es una mujer, el montaje será un laboratorio permanente, quince actores en escena, compuesto por el grupo base, los integrantes del semillero y el laboratorio, el escenario se aprovechará al máximo, hay teatro aéreo pero no es un espectáculo,  el escenario es un lugar desterrado, un abismo, hay juegos de sombras que representan que no somos buenos ni malos sino que somos luz y sombra. También habrá mucho hierro, andamios, cubos. Es la escenografía del no lugar, no es un espacio específico. Hay muchos objetos que se mueven en el escenario. Habrá agua, el océano en un cubo, tierra, aire.

“Hay que alimentar el espíritu y la mente, no solamente de pan vive el hombre, por eso hay que ir a ver Las criaturas de un día, aunque le guste o no la obra, la invitación que se hace desde Hora 25 es la de consumir cultura, no solo pan, huevos y arepa. No solo hay que sobrevivir, hay que vivir la vida” dice Carola entre sonrisas.         

El estreno será el 15 de Noviembre en la sede del grupo, “No apta para cardiacos” es la recomendación que da la directora. “Si usted sufre de la presión, tómese la pastilla antes, pues hay momentos muy fuertes”. Todo en busca de llevar al espectador a la reflexión, no una en especial, sino la que él mismo pueda encontrar en la obra.

Puedes encontrar toda la información sobre esta obra y la Temporada de Estrenos de las Becas a la Creación 2018 aquí (ver más)

(Este artículo hace parte de "Rompamos la quinta pared" Proyecto ganador de la Convocatoria de Estímulos para el Arte y la Cultura 2018 de la Secretaría de Cultura de Medellín, en la modalidad de Formación de Públicos en Artes Escénicas)