Cuando el teatro dialoga con la ciudad.

Noticias | Lunes 29 de octubre de 2018
Juan Diego Alzate
juanalzate@salallena.com

Hablamos con Wilder Lopera sobre su nueva obra, resultado de su Beca a la Creación en Dramaturgía. Una nueva pieza teatral que llega para enriquecer la mirada desde la literatura y el teatro sobre las sutiles tramas de la vida en Medellín.

Cuando el teatro dialoga con la ciudad.

Imagen Cortesía



La dramaturgia es esa parte del teatro que está unida directamente a la escritura. Es la carta de navegación para los directores y los actores, para el proceso creativo de una obra de teatro. Escribir una pieza teatral implica pensar en muchos detalles que compondrán luego las escenas: diálogos, imágenes, el espacio donde se desarrolla la obra, elementos de utilería, vestuario, la iluminación y un sinfín de elementos que hacen que la labor del dramaturgo sea minuciosa, que requiera la paciencia del relojero para ensamblar todas las piezas y que estas puedan luego dar cuerda a esa porción de vida que se transmitirá en la escena y que además sea suceptible de ser leída como una obra literaria. Todo un malabarismo creativo. 

Wilder Lopera ha transitado la dramaturgia con varias obras a su haber: Barbacoas calle de pecado Animalario componen su repertorio de piezas y además ha dirigido varias obras como Desconcierto para dos amantes y La entrevista entre otras, que ya le han dado trayectoría como creador en nuestra ciudad. Ahora, tras haber resultado ganador de la Convocatoria de Estímulos para el Arte y la Cultura 2018 de la Secretaría de Cultura Ciudadana de Medellín, en la modalidad de Dramaturgia, prepara el que será su nueva proyecto: “/…y /los días /comienzan/ hoy/ /o/ /El vuelo /de las bestias/”, donde Wilder dará voz a personajes anónimos que habitan nuestra ciudad en un juego literario muy especial, planteado desde una mirada teatral actual, renovada y poética. Es hablar de Medellín desde la voz de sus habitantes.

Wilder la define así: Esta obra es una dramaturgia pos dramática, en tres instantes: Ritual del Delirio, Entremés y Ritual del café. Toma como pretexto a cinco sujetos diferentes en todas sus manifestaciones estéticas, pero tienen en común la misma urbe que les cobija. En cada uno de ellos hemos identificado gritos delirantes y estados de alegría, que dan cuenta de la búsqueda de la relativa felicidad. Entre ellos no se conocen, pero sus voces puestas en un mismo texto irán dando cuenta del pulso de Medellín, y en el tejido de parlamentos nos revelaran de sus miedos, de sus resistencias, de su encuentro con la vida, y de su fluir en la historia de su ciudad

Para su creación Wilder desarrolló varios talleres en diversos puntos de la ciudad y mediante estas acciones buscó recrear uno de los instantes de la obra, “El Ritual del Café”, en un proceso creativo distinto con el que busca una nueva vía para la creación. Quisimos saber qué lo llevó a tomar la decisión de escribir esta obra, y al respecto nos dijo:

“...y los días comienzan hoy o el vuelo de las bestias, hace parte de un impulso creador que he tenido desde hace 5 años, en ese impulso me encontré con una razón vital en mi propuesta de escena y de escritura, se trata de dialogar de mi ciudad - Medellín - con la gente misma que la conforma, encontrar en sus sujetos anónimos las historias y también la carne viva que  conforma esta urbe en que habito; me deleito con detenerme a escuchar, ¡realmente escuchar! a algunos de esos que llamo los anónimos, y en ellos pescar imágenes generadoras para llevar a la dramaturgia o a la puesta en escena, voces que en la obra conservan su esencia biográfica.  tomó la decisión de escribir desde esta perspectiva para conocer y posibilitar que otros conozcan la historia contada desde algunas intimidades, que en efecto son los detalles, porque la historia y la memoria se construyen con detalles.   El teatro le ha dado espacio a muchos personajes que habitan en la literatura y eso me encanta, pero por este tiempo creativo que vivo he querido darle voz a los personajes que de alguna manera me topo en la calle y que hacen parte de mi escenario urbano, luego lo que deseo es darles un espacio en el escenario poético teatral.”

Obviamente, realizar un proceso de estas características tiene sus escollos y dificultades:

“Retos hay varios- dice Wilder - el primero es escribir y escribir dramaturgia. La apuesta es por encontrar mi poética, y en ella ser coherente con lo que pienso, siento y percibo del mundo. En este caso crear una polifonía con voces y delirios tan diversas hace parte del reto, también es un reto lo cuidadoso que pienso se debe ser al escribir desde fragmentos biográfico y la interpretación poética que como dramaturgo uno pasa a crear.”

De momento no tiene la intención de llevarla a escena, para eso requiere tomar algo de distancia de la obra y releerla para ver cómo podría proyectarla en el escenario, pero también está la opción de que algún grupo desee hacerlo, esa sería otra posibilidad.

Esta obra será presentada en una lectura dramática el próximo sábado 3 de noviembre, a las 5:30 p.m. en La Casa del Teatro de Medellín, ubicada en Prado Centro, en un evento de entrada libre. Invitados todos aquellos que quieran acercarse al resultado final de lo que fue este proceso creativo que nos deja como resultado un obra literaria y dramatúrgica que esperamos enriquezca la mirada y la lectura que desde el teatro se pueda hacer de esta ciudad en la habitamos.

 Si deseas asistir a este evento solo debes hacer tu reserva aquí

(Este artículo hace parte de "Rompamos la quinta pared" Proyecto ganador de la Convocatoria de Estímulos para el Arte y la Cultura 2018 de la Secretaría de Cultura de Medellín, en la modalidad de Formación de Públicos en Artes Escénicas)