Ahora Medellín tiene dos Salas Consentidas

Noticias | Jueves 18 de mayo de 2017
Juan Diego Alzate
juanalzate@salallena,.com

Este programa surge de la unión del gremio teatral de Medellín.

Ahora Medellín tiene dos Salas Consentidas

Cortesia Casa Teatro El Poblado



 

El programa Salas Consentidas es una respuesta solidaria del sector teatral de Medellín que busca respaldar a Casa Teatro El Poblado, ubicada en el sur de la ciudad y al Teatro Barra del Silencio, que tiene su sede en el sector de Laureles, quienes a pesar de su trayectoria y constante trabajo en estos punto de la ciudad, quedaron por fuera del programa Salas Abiertas de la Secretaría de Cultura de la Alcaldía de Medellín, que entrega por convocatoria anual unos recursos públicos para apoyar el funcionamiento de las salas. Es así como 23 teatros de la ciudad se unieron ante la salida de estas dos salas del programa estatal, para apoyarlos de forma estratégica y que puedan seguir funcionando para el público.

La mayoría de la gente desconoce que tener un espacio destinado para la cultura requiere un esfuerzo económico, administrativo, técnico, humano, intelectual y social potente, que obliga a las entidades dedicadas al arte a gestionar recursos de diversas fuentes para procurar los fondos que ayuden a tener a punto muchos aspectos que se mueven tras una programación semanal  de eventos. El estado es uno de ellos y su aporte es vital, además de una obligación amparada en los artículos 70 y 71 de la constitución nacional, y cuando esta ayuda no llega o se niega, los proyectos culturales tienen que hacer un esfuerzo mayor, que a veces lleva al desgaste, para poder sostenerse.

Por eso celebramos esta acción por parte del sector teatral de Medellín, demostrando un apoyo y entendimiento para que estos espacios, que son fundamentales para la dinámica cultural de estas zonas de la ciudad, desarrollen sus actividades de la forma más eficiente posible.

Hablamos con Lina Castaño, de Casa Teatro El Poblado, respecto a esta iniciativa.

¿Cómo perciben este apoyo por parte de las otras salas?

Es un acto tremendamente solidario y sui generis. Yo no sé si algo así se ha dado en otros momentos en el país o la ciudad. Es un acto de cariño, de generosidad de amor y compañía con una sala como Casa Teatro, que es un espacio donado por un grupo de personas a la ciudad y que nosotros como fundación nos encargamos de dinamizar y mantener en movimiento en la Comuna 14, que como sabemos es una comuna que tiene muy poca oferta cultural y artística para habitantes de todas las edades. Es un acto de las 23 salas que nos llena de emoción y energía para seguir en esta labor que no es fácil para ninguno. Sabemos que a ninguna sala le sobra el dinero y es un acto tremendamente amoroso y de apoyo solidario completo.


¿Creen que sea una lección para la administración municipal por parte de las salas?

Pues no sé si es una lección un acto como este, pero claramente es una demostración de que hay un gremio que se apoya, que es un gremio solidario, comprometido con su hacer, su quehacer diario y con cada uno de sus proyectos y que a su vez le interesa que los demás proyectos que son sus pares también continúen en su labor. Porque se trata de que cada una de las salas en su proyección y su hacer diario fortalece a todas las demás salas que existen y a su vez dignifican el trabajo de los artistas. Yo lo que sí creo es que la administración debe procurar estar mucho más cerca de cada uno de los procesos que hay en la ciudad y creo que es su labor como ente público acompañar los procesos que existen y los nuevos que van surgiendo. En ese sentido veo muchas necesidades, por ejemplo en replantear términos de convocatorias, que se adapten a las nuevas necesidades, porque parece muchas veces que los proyectos culturales van mucho más adelante que lo que pueda acompañar una administración pública y no debería ser así, deberían ir más al mismo ritmo.

Cuando hablamos con Luis Alberto Correa, director del Teatro Barra del Silencio, nos cuenta que para él esta respuesta de las salas lo hace sentir conmovido, - No solo por el apoyo del sector, sino por el aspecto político que hay detrás de esta iniciativa, por el concepto de solidaridad que logramos en una circunstancia como esta, porque es un apoyo que responde y nos respalda contra esa miopía del estado en relación con la cultura y al arte. También porque es necesario entender que estos espacios funcionan como laboratorios de exploración y creación y medir el éxito de estas salas en términos de ingresos económicos no es lo más adecuado, se debe pensar también en el aprovechamiento del ocio y del alimento del espíritu- responde Luis Alberto.

El programa Salas Consentidas funcionará apoyando de varias formas a estos espacios. Habrá una parte de la ayuda en dinero, otra con donación de taquilla de las funciones para las salas, con intercambios de programación y circulación, entre otras estrategias.

De parte de Casa Teatro El Poblado, -nos cuenta Lina Castaño-  con el programa Salas Consentidas decidimos crear una programación teatral  con varias de las 23 salas que nos acompañaron en este acto solidario y vamos a tener una programación de teatro durante todo este año y parte del inicio del próximo. Van a ser también 23 funciones con las que queremos sobretodo incentivar el teatro en esta zona sur de la ciudad que ha sido bastante difícil. Siempre que tenemos programación de teatro hacemos un gran esfuerzo por convocar público, entonces parte del recurso que vamos a tener a partir de esta donación lo vamos a reinvertir en esta programación de teatro en nuestra sala.

Aplaudimos esta iniciativa por parte del sector teatral de Medellín que busca respaldar los escenarios de las prácticas escénicas y nos complace saber que nuestra ciudad ahora cuenta con dos Salas Consentidas que seguirán trabajando para el disfrute de la ciudadanía.